Navigate / search

Lo que debes saber sobre el VIH/SIDA

Todos hemos escuchado sobre el VIH y el SIDA, pero puede que no tengamos realmente claro qué es cada uno y las diferencias entre sí. Con motivo del Día Mundial de la lucha contra el SIDA, la Dra. Cynthia Dennise Peña, infectóloga y especialista de la plataforma de Doctoralia, nos explica lo que debemos saber sobre esta enfermedad.
El VIH son las siglas para el Virus de Inmunodeficiencia Humana, el cual provoca una disminución en cierto tipo de células de defensa que tiene el cuerpo, que después condicionan al paciente a contraer enfermedades que se les llama “oportunistas”, es decir, que aprovechan la vulnerabilidad del paciente para causar enfermedades. Según ONUSIDA, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, 36,9 millones de personas vivían con VIH en todo el mundo en 2017.
Por otra parte, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida es la etapa más avanzada del VIH en el sistema inmunitario de la persona. Una persona con SIDA es propensa a contraer infecciones peligrosas (u “oportunistas”) porque su cuerpo no las puede combatir.
Tener VIH no significa que inmediatamente se vaya a desarrollar el SIDA. La infección por VIH se desarrolla en diversas fases, y el SIDA es la más avanzada. De acuerdo con la especialista, “cuando el paciente toma el medicamento adecuadamente y está apegado al tratamiento se pueden frenar las etapas del VIH. Gracias a los tratamientos con antirretrovíricos, hoy en día se puede mantener controlado el virus y mejorar la calidad de vida de los pacientes.”
Una persona con VIH/SIDA puede tener una vida completamente normal, en lo social, laboral, y en pareja, mientras esté bajo tratamiento y controlada: “la persona a la que se le detecte el VIH, recibe tratamiento con diversos medicamentos antirretrovirales y puede llegar a un estado de salud prácticamente normal. Aquí, como en la mayoría de las enfermedades, ayuda mucho que la infección sea detectada a tiempo.” afirma la especialista.

Evitar el contagio
Aunque mucha gente no lo sepa el tratamiento con antirretrovirales puede evitar el contagio del virus. De acuerdo con el estudio PARTNER2, la probabilidad de transmitir el VIH en las personas con el tratamiento adecuado queda reducida a 0.0001%. Se tiene evidencia de que, si el virus en la sangre no está detectado, se puede interpretar como prácticamente igual a que la persona no corre riesgo de transmitir la infección. “Aún así no hay que descuidar el uso del preservativo para evitar esta y otras infecciones de transmisión sexual”, afirma la especialista.
Ante cualquier sospecha de una posible exposición al VIH, la especialista aconseja acudir a un experto para que realice los exámenes e inicie el tratamiento adecuado. El VIH y el SIDA todavía son temas tabú en la sociedad, por lo que en caso de consultar dudas a través de Internet, es fundamental hacerlo siempre a través de fuentes de información fiables y que sean respaldadas por profesionales de la salud, como el servicio “Pregunta al experto” de Doctoralia.

Llamamos a la industria a cumplir con las recomendaciones en la normativa para harinas fortificadas

Después de presentar los resultados de la investigación sobre la fortificación de hierro de las marcas más populares de harina de maíz y de trigo disponibles en México – ‘¿Una Salud de Hierro?’ – la fundación internacional Changing Markets y la organización mexicana Proyecto AliMente exponen las omisiones por parte de la industria de la harina y grandes cadenas de supermercados, así como la escasa supervisión y aplicación de la norma por parte del gobierno mexicano.

Las organizaciones hacen un llamado para la urgente mejora del proceso de fortificación de harinas con micronutrientes como el hierro como una medida enfocada a corregir o prevenir deficiencias en la dieta de la población en México.

Las omisiones en el cumplimiento de la ley que establece la fortificación obligatoria de las harinas con hierro en México, se convierten en un problema de salud pública al considerar que el consumo de este producto representa una gran proporción de la dieta básica de la mayoría de la población mexicana: el maíz representa el 72% del consumo de los granos en un país donde, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT) 2012, casi una cuarta parte de los niños menores de 5 años y una quinta parte de las mujeres embarazadas en México sufren de anemia, cuya causa está relacionada con la deficiencia de hierro. Según los datos preliminares de ENSANUT 2018 presentados en el Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición, parece que los altos y alarmantes niveles de anemia en el país siguen siendo preocupantes.

La investigación conjunta de Changing Markets y Proyecto Alimente expuso que ocho de las principales marcas de harina de maíz, incluyendo Maseca, Hari Masa, San Blas, Maizza y marcas propias de Walmart (Aurrerá), Soriana y Chedraui, no utilizan el tipo de hierro recomendado por la norma mexicana y por la Organización Mundial de Salud (OMS) para fortalecer sus productos.

En el caso de las harinas de trigo, se encontró que, a pesar de que la mayoría de las empresas mexicanas utilizan el tipo de hierro recomendado en sus productos refinados, no lo hacen en sus variedades integrales. A lo que se suma que las marcas de harina de trigo importadas, como Pillsbury de General Mills, no cumplen con la legislación mexicana de etiquetar sus productos y, por lo tanto, no proporcionan información alguna sobre la fortificación.

Changing Markets y Proyecto AliMente señalaron que la industria de las harinas ignora voluntariamente la legislación y las recomendaciones de la OMS, cuando la fortificación eficaz de éstas podría tener un impacto significativo en la lucha contra la deficiencia de hierro y en la mejora de la salud de la población en general.

Dada la falta de respuesta hasta la fecha por parte de la industria, éstas y otras asociaciones sin fines de lucro se dirigen por carta a los titulares, responsables y representantes de las Cámaras Nacionales de las Industrias Molineras de Trigo (CANIMOLT) y de Maíz (CANAMI), y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) una vez más para “requerir información relativa a sus políticas de fortificación, y en particular a los mecanismos de control de calidad y su implementación,” con vistas a subsanar los fallos identificados.

“Nuestro reciente reporte ha sacado a la luz el hecho de que muchas grandes marcas de harina no están cumpliendo con su obligación de proporcionar productos fortificados adecuadamente a la población mexicana. Vistos los resultados preliminares de ENSANUT 2018 que confirman que la anemia sigue siendo un gran problema, es hora de que la industria alimentaria dé explicaciones acerca de que medidas va a tomar para rectificar la situación,” dijo Alice Delemare de la fundación Changing Markets.

En este sentido, las asociaciones también se dirigieron al gobierno de México, concretamente a la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), ofreciendo sus recomendaciones acerca de la mejora del marco legislativo y su monitoreo, y a otros actores estratégicos del próximo gobierno federal, dado el papel significativo que una eficaz aplicación de la normativa puede jugar a la hora de corregir las carencias de micronutrientes en la población.

“La nueva administración tiene una gran oportunidad para cubrir los vacíos que hemos identificado en la regulación, para establecer un monitoreo efectivo del cumplimiento de la norma, y garantizar la rendición de cuentas de las empresas que no cumplan. Sólo de esta manera la fortificación de harinas será un verdadero instrumento para el combate a la anemia y para reducir otras deficiencias en micronutrientes que tanto dañan la calidad de vida de la población en México,” dijo Yatziri Medina Zepeda de la organización Proyecto AliMente

Changing Markets y Proyecto AliMente subrayaron que la presencia del padecimiento de anemia en México es una realidad y un asunto de salud pública cuya seriedad no se debe menospreciar, debido a que la falta de un diagnóstico y tratamiento de la anemia en niños y niñas menores de dos años puede causar daños irreversibles en su desarrollo físico y mental. Las organizaciones recordaron que a pesar de que la mejor solución a mediano y largo plazo es garantizar el derecho a la alimentación y a la nutrición, asegurando que todas las personas tengan acceso a dietas sanas y sustentables, la fortificación de alimentos es una herramienta complementaria y eficaz en la lucha contra las carencias micronutricionales, y que ha demostrado ser una estrategia costo-efectiva que se practica en muchos países.

El 66% de los mexicanos no han consultado a un nutriólogo, revela encuesta de QSS

Por Juan R. Hernández

Actualmente las ENT son la causa principal de padecimientos, discapacidad y mortalidad. Aunque son prevenibles, a nivel nacional se registra el 77 % del total de fallecimientos. En tanto que en el mundo, se reportan 41 millones de decesos al año, lo que equivale al 71% de defunciones a nivel global. Esto, de acuerdo con cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En el marco del 1er Aniversario de Quiero Saber Salud (QSS), agrupación mexicana multidisciplinaria dedicada a la promoción de educación en salud en México y estilos de vida saludable, realizó una encuesta a 1000 mexicanos, quienes opinaron sobre sus hábitos en nutrición, actividad física y prevención de enfermedades.
Con notables revelaciones como que: “el no consumir tres tazas de verduras al día (70%), el no consultar al año a un especialista de la nutrición (66%), el no dormir adecuadamente (43%) aun sabiendo la herencia y carga metabólica que tienen con la obesidad, la diabetes y la hipertensión y no realizar ninguna actividad física (43%), nos indican que necesitamos seguir informando a la población sobre la importancia de la prevención, detección y tratamiento oportunos para revertir las altas cifras”, explicó la LN. Mónica Hurtado González, consultora en QSS”.
Dicho estudio permite ver la percepción de su salud y el impacto epidemiológico que podría representar estas actitudes para la población mexicana y, en consecuencia, para el sistema de salud.
Tras dar a conocer los resultados de esta investigación y las propuestas que fortalecerán las estrategias de prevención y el control de las ENT, los expertos Lic. Gisela Ayala, Directora Ejecutiva de la Federación Mexicana de Diabetes A.C., Dr. Rafael Álvarez Cordero, Médico Cirujano y Doctor en Ciencias Médicas de la UNAM y la LN. Mónica Hurtado González, consultora en Quiero Saber Salud (QSS), coincidieron al señalar que es prioritario visibilizar como el sobrepeso y la obesidad, además de las enfermedades consecuentes de éstas, como las cardiopatías, la diabetes o los tumores malignos, están presentes en nuestra vida cotidiana, cabe advertir que cada uno de los mexicanos tiene, al menos, un conocido o un familiar con alguno de estos padecimientos.
Estas enfermedades, indicaron los especialistas, tienen un común denominador: todos se relacionan con el estilo de vida, la incorrecta alimentación, el sedentarismo, el mal dormir y el estrés.
Es así como, a través de la encuesta realizada a 1000 mexicanos en redes sociales Facebook, Instagram y Twitter, se logró conocer su percepción acerca de su salud, sus hábitos nutricionales y su participación para la prevención de enfermedades, donde los resultados más sobresalientes fueron:
En México sí hay un interés en visitar al médico de manera regular, más del 78 % de los encuestados señaló que en el último año ha acudido a consulta médica. Sin embargo, el resultado contrasta con el 66% de la población que dice no haber visitado a un nutriólogo en el último año para una consulta en esta especialidad.
La LN. Mónica Hurtado González, consultora en Quiero Saber Salud, indicó que de acuerdo con los resultados obtenidos, las personas asumen que se encuentran en peso adecuado y con buena actividad física (62%), pero, dichos hallazgos revelan que no es así.
Por ello, es indispensable mantener la difusión informativa y adecuada para que se tome conciencia de la importancia que tiene el conocer su: Peso, Índice de Masa Corporal, Valores de glucosa en sangre y presión arterial, indicó la especialista.
Dijo, durante un año, Quiero Saber Salud ha impactado a más cuatro mil profesionales de la salud entre médicos, enfermeras, trabajadoras sociales y nutriólogos de diferentes hospitales y universidades del país como parte de una estrategia de educación en salud y promoción de estilos de vida saludables y activos para la prevención de las Enfermedades No Transmisibles.
De igual manera, para el público en general, se publica diariamente información en las redes sociales de QSS, postales e infografías relacionados a la promoción de una vida saludable.
Finalmente, se ha trabajado en conjunto con el Senado de la República y la Cámara de Diputados, en donde se han efectuado foros educativos para los legisladores en torno a la importancia de los programas de salud y bienestar desde edades tempranas, con el objetivo de reforzar acciones para impulsar una cultura de la prevención, puntualizó la experta en nutrición Mónica Hurtado González.