Navigate / search

UNAM inicia mañana periodo vacacional decembrino

A partir de mañana 15 de diciembre y hasta el lunes 7 de enero de 2019, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no tendrá actividades administrativas ni académicas debido al receso de invierno.
Sin embargo, durante esta temporada de vacaciones decembrinas algunos recintos universitarios mantendrán sus puertas abiertas, indicó la máxima casa de estudios en un comunicado.

En ese sentido, refirió el caso del Museo Universitario de Arte Contemporáneo, Museo Experimental El Eco; Museo Universitario de Ciencias y Arte Roma; Antiguo Colegio de San Ildefonso; Museo Universitario del Chopo; Centro Cultural Universitario Tlatelolco, y; Universum, Museo de Ciencias.

Para consultar horarios, costos de entrada y días de cierre de estos recintos, en las páginas www.cultura.unam.mx, en la sección de programación mensual, así como www.universum.unam.mx/actividades, puntualizó.

Inclusión, tema prioritario para la UNAM en 2019

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) impartirá entre su personal un curso de inclusión, igualdad de género y diversidades, a fin de garantizar que todos los jóvenes que acuden a sus instalaciones reciban la atención adecuada.

Indicó que el curso “Construyendo comunidades incluyentes: discapacidad, igualdad de género y diversidades”, tiene como objetivo fomentar una mejor cultura de la inclusión, y reconocer la diversidad e igualdad de género como parte fundamental para construir una sociedad justa y equitativa.

La titular de la Dirección General de Atención a la Comunidad (DGACO), Mireya Ímaz Gispert, precisó que “los países y las universidades que han invertido en este ámbito ven florecer a personas que, de otra manera, nunca habrían podido desarrollarse emocional e intelectualmente”.

Con el curso se pretende difundir la importancia de conocer las diversidades culturales y sexo genéricas, y desarrollar buenas prácticas para lograr una comunidad más incluyente, solidaria y respetuosa, resaltó la máxima casa de estudios en un comunicado.

La DGACO y la Dirección General de Personal (DGPE) firmaron las bases de colaboración para que en 2019 los trabajadores de esta casa de estudios tengan acceso a dicho curso.

La formación, que inicialmente será presencial y luego mediante seminarios en línea, promoverá la unión y colaboración entre los trabajadores al compartir experiencias con los jóvenes. También buscará capacitar al personal para que preste apoyo a los estudiantes mediante las mejores prácticas posibles.

“La Universidad lo está haciendo bien, pero podemos hacerlo mejor. La UNAM tiene que ser un ejemplo, y a través de la Dirección General de Personal se puede llegar a muchos más”, añadió Ímaz Gispert.

Marco Antonio Domínguez Méndez, titular de la DGPE, destacó la importancia de tener acceso a capacitación en estos temas sensibles, pues el personal ofrece un servicio constante a los alumnos.

“En las aulas los académicos nos percatamos de ciertas circunstancias, pero a veces no sabemos cómo orientar al estudiante que enfrenta depresión o que tiene un problema de discapacidad. Trabajar estos temas es importante”.

Es fundamental que además de los cursos presenciales se ofrezca la capacitación en línea, sobre todo para el personal que labora en sitios alejados, resaltó. “Somos aliados en esta cruzada para que la Universidad sea más incluyente”.

Instalan Mesas de Trabajo Gobierno y UNAM

Claudia Sheinbaum, gobernante local anunció la instalación de Mesas de Trabajo entre su Administración y la UNAM luego de las agresiones ocurridas en CU además de abordar temas de interés en común
En su mensaje, Sheinbaum dijo que no se tiene considerado realizar algún operativo especial en el Campus universitario por parte de la Secretaria de Seguridad capitalina aunque aclaró que se ha tenido comunicación con el rector Enrique Graue para ofrecer el apoyo del Gobierno,
Lo anterior, siempre respetando la autonomía universitaria, además de que el caso ya se turnó a la Procuraduría local quien ha presentado a 2 involucrados en los hechos
Las Mesas de Trabajo ,contaran con la colaboración de la Secretaria de Obras para atender temas de Alumbrado y la de Movilidad para atender las demandas estudiantiles en materia de transporte que den rutas seguras a los planteles todo lo anterior, se realizará también en el Politécnico Nacional.

UNAM recibe certificado internacional para posgrado en construcción

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recibió una certificación internacional para uno de sus posgrados especializado en túneles y obras subterráneas, lo que la convierte en la quinta institución en el mundo en recibir esta acreditación.

En un comunicado, la máxima casa de estudios explicó que el distintivo fue para un posgrado del Instituto de Ingeniería (II), otorgado por la Fundación para la Educación y Entrenamiento en Uso del Espacio de Túneles y Obras Subterráneas (ITACET, por sus siglas inglés).

El director de ese instituto, Luis Agustín Álvarez, expuso que la preparación de recursos humanos para la atención de infraestructura en túnel estaba descuidada, debido a que con el crecimiento de las ciudades, los espacios subterráneos se vuelven cada vez más importantes.

ITACET es una organización que agrupa a expertos de 87 países y ha otorgado este certificado al Politécnico de Torino, en Italia; a la Universidad de Warwick, Reino Unido; a AETOS (Asociación Española de Tuneles y Obras Subterraneas), España; y a la Universidad ENTPE, Francia.

El programa reconocido es la maestría en Ingeniería Civil con Orientación en Túneles y Obras Subterráneas, la cual inició hace seis años con apoyo de la Alianza para la Formación e Investigación en Infraestructura para el Desarrollo de México (Fiidem) y la Asociación Mexicana de Ingeniería de Túneles y Obras Subterráneas .

El coordinador del Posgrado en Ingeniería, Gabriel Ascanio, comentó que dicha maestría está inscrita en el Programa de Posgrados de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), por lo que además de ofrecer becas a los estudiantes, les permite acceder al mercado laboral con mayor facilidad.

Con esta certificación, coincidieron los expertos, es necesario continuar con la mejora de los planes de estudio, incorporar a más jóvenes interesados en la maestría, realizar estancias en el extranjero para que conozcan de primera mano el trabajo que se hace en otros países y mantener la calidad en la enseñanza.

Luis Álvarez ÁLvarez agregó que luego del modelo de estudio implementado en este posgrado, la UNAM busca reproducirlo en otras áreas de la ingeniería como la maestría en Gestión Integral del Agua.

“Queremos gente que tenga estas fortalezas, con la idea de que se puedan integrar mejores profesionistas”, enfatizó.

En la UNAM, laboratorio de innovación e incubadora empresarial dedicados a la salud

Alumnos, profesores, egresados y académicos de la Facultad de Medicina podrán desarrollar sus ideas, modelos de negocios, empresas y patentes gracias a la puesta en marcha del cuarto Laboratorio de Innovación y la décimo segunda incubadora de empresas del Sistema InnovaUNAM.

Con la firma de dos bases de colaboración sin precedentes en la FM, por parte de los titulares de la Coordinación de Innovación y Desarrollo (CID), Juan Manuel Romero Ortega, y de la Facultad de Medicina (FM), Germán Fajardo Dolci, se impulsa el emprendimiento de grupos y proyectos del sector salud.

Laboratorio de Innovación

El Laboratorio de Innovación es el sitio en donde la CID usualmente hace las prácticas o los ejercicios previos a la incubación. “Tenemos otros en Tlatelolco, en la CID y en el Centro de Ingeniería Avanzada de la Facultad de Ingeniería; éste es el cuarto y ya está operando. Nos da gusto que sea en el tema de salud, que para la UNAM siempre ha sido prioritario”, comentó Romero Ortega.

En estos espacios se hacen varias dinámicas, como la generación de ideas y resolución de ciertos retos, además de la discusión de grupos de trabajo.

“Tenemos un esquema de emprendimiento que incluye cinco etapas previas a la incubación. Las ideas, que son el primer insumo, se depuran hasta llegar a la última fase, cuando se tiene un modelo de negocio con los principales componentes para definir si es digno de incubación”, detalló.

A partir de la quinta etapa se designan mentores, personas con experiencia que colaboran con quienes han decidido llevar adelante sus proyectos.

“Son metodologías muy probadas. Cada idea se somete a diferentes pruebas y solamente algunas llegan a modelo de negocios. El objetivo es detectar las que pueden avanzar a un desarrollo exitoso”.

Incubadora de empresas

Respecto a la incubadora de empresas número 12 del Sistema InnovaUNAM, “se pretende que se encargue principalmente de proyectos relacionados con el sector salud. Se le sumarán proyectos sobre prótesis, un dispositivo para retinas que facilita la lectura, diversos mecanismos para diagnóstico de enfermedades, y está abierta a aspectos como agrupar a egresados de la FM que ofrezcan ciertos servicios en temas especializados”, explicó.

Las oficinas de incubación apoyan, sobre todo, en las fases críticas, pero el sistema está abierto para que participen aunque hayan sido incubadas en otras zonas de la UNAM.

Germán Fajardo comentó: “en la Facultad de Medicina somos buenos para crear e imaginar cosas, incluso para publicarlas, pero llevar esto a un desarrollo nos cuesta”.

El espectro de la medicina es muy amplio. “No es exclusivamente la parte clínica, tenemos que ver esta disciplina y al profesional de otra manera, proporcionarle herramientas y posibilidades que le permitan avanzar y salir adelante”, concluyó.

Intercambio de alumnos de la UNAM con universidades de 29 países

Con el objetivo de consolidar su educación, ampliar sus expectativas de formación y compartir conocimientos, 480 estudiantes de licenciatura de la UNAM cursarán un semestre en universidades de 29 países, a partir de enero.

En un mensaje por video, el rector Enrique Graue Wiechers despidió a los jóvenes, y tras enfatizar que la Universidad estará siempre aquí para apoyarlos, les dijo que vivimos en un mundo que les ofrece la oportunidad de conocer nuevas experiencias que los enriquecerá.

Con respaldo de la Dirección General de Cooperación e Internacionalización (DGECI) y de Fundación UNAM, los estudiantes de 27 entidades académicas tomarán clases en 115 instituciones de distintos países.

A Asia, África y Oceanía viajarán 49 jóvenes; a América del Norte, 50; a América Latina y el Caribe, 176; y a Europa, 205.

España es la nación que recibirá a más alumnos (77), seguida de Chile (61); Argentina (60); Estados Unidos, Colombia y Alemania (39 cada una); Francia (20); Corea del Sur (19) y Japón (18), entre otras.

En el auditorio Raoul Fournier de la Facultad de Medicina (FM), Dionisio A. Meade, presidente del Consejo Directivo de Fundación UNAM, resaltó que la principal motivación para apoyar estancias en el extranjero es modificar historias de vida, buscar abrir a los universitarios al mundo del conocimiento y los valores. “Muchas veces recorremos el patrimonio de la Universidad sin saber el valor de sus instalaciones y la riqueza que ofrece”.

Federico Fernández Christlieb, titular de la DGECI, subrayó que ser becario de movilidad estudiantil de la UNAM es un privilegio al que pocos tienen acceso. “La Universidad está inmersa en una cultura en donde las experiencias internacionales y la interacción con instituciones de educación superior de otros países es fundamental para insertarse en el mundo contemporáneo, desde el punto de vista académico y laboral”.

Recordó que los becarios son estudiantes destacados, regulares y disciplinados que están dispuestos a regresar al país para incorporarse al mercado laboral o académico.

En su oportunidad, Germán Fajardo Dolci, director de la FM, expuso que los estudiantes representan no sólo a la esta casa de estudios, sino a México. “Tienen un compromiso con el país y con la UNAM. Demuestren lo que vale esta nación y su compromiso con ella”.

Finalmente, Gloria Ornelas Hall, directora de Intercambio y Movilidad Estudiantil de la DGECI, recordó que de cada 100 mexicanos, 94 tienen acceso a la educación primaria, 66 a la secundaria, 27 al nivel medio superior, 13 al nivel superior y sólo uno a programas de posdoctorado.

Abre en Ciudad Universitaria la exposición de autos antiguos “Retromobile” 2018

La cuarta edición de Retromobile en la UNAM es un tributo al viento, al Sol, a la Luna y a todo aquello que entre nubes se mire sobre cuatro llantas, sin toldo. Son 101 historias de autos convertibles que despeinan a sus tripulantes, naves de aventuras, lustrosas, cromadas.

La Ciudad Universitaria tendrá un fin de semana con gafas de sol, en un Centro de Exposiciones y Congresos (CEC) ambientado sobre arena y alfombra verde, en donde posan desde el majestuoso y robusto Jaguar, el Ford Fairlane Sunliner 1958, hasta el carisma del FIAT Topolino 49, con sólo 15 caballos de fuerza.

Autos de tanta estrechez frente al habitáculo, en su mayoría biplaza, en donde se percibe el aroma de quien desde el asiento diestro sonríe con un carmín encendido, y de fondo el soliloquio de “Pretty Woman,walkin’ down the street”.

Organizada por la Dirección General de Servicios Administrativos-Tienda UNAM y la Federación Mexicana de Automóviles Antiguos y de Colección (FMAAC), en esta exposición lo mismo vuelan las mascadas en un Ford A 1928, con llantas tipo carreta, que en los Karmann Ghía de Volkswagen, en el diminuto francés Vespa 400 Azul con maletero, o en el Ford Mustang 1969, con 290 HP, envidia de cualquier auto de agencia por convertirse en el mismo viento sobre asfalto.

La regla del conocedor es clara: “si el toldo baja, el precio sube”, pero nadie le compite en tanta aventura enllantada al Cadillac 76, para los más sobrios, o al Galaxie, de excesivas dimensiones, fuerte de raíz. Quizá el cortejo se fragüe en un BMW Isetta 57, que se abre como puerta de refrigerador: por el frente, biplaza, tres llantas, atípico. Pero probablemente todo empiece en el auto de muchos habitantes de antaño de la Ciudad de México: un Volkswagen Sedán, Cabriolet 1966.

Los convertibles, orgullo de sus dueños, brillan en esta nueva jornada gracias a su dedicación y pasión. Incluso se exhibe una “extraña joya rodante”, un Nash 1950, jamás restaurado y del cual sólo se fabricaron nueve mil 300 piezas.

En la inauguración de la exposición, Luis Silva Gutiérrez, Jorge Saviñón y Raúl Valdés, presidente, vicepresidente y secretario de la FMAAC, respectivamente, comentaron que esta aventura que iniciaron como coleccionismo se ha convertido en una inversión. “Si estos vehículos se conservan todos los días, cada mañana incrementa su valor económico y cultural, pero para nosotros la estimación que les tenemos es invaluable”.

El servicio social, oportunidad para tomar conciencia sobre la problemática del país

El servicio social es una oportunidad para tomar conciencia sobre la problemática nacional y para aprender a actuar con solidaridad, reciprocidad y en equipo a fin de retribuir a la sociedad los recursos destinados a la educación pública, afirmó Leonardo Lomelí Vanegas, secretario general de la UNAM.

Durante la entrega del Premio al Servicio Social “Doctor Gustavo Baz Prada”, en la Facultad de Medicina, reconoció la labor de 225 alumnos y 120 asesores provenientes de 21 facultades y escuelas de esta casa de estudios.

“Ustedes han destacado por su entusiasta participación en programas de impacto social para las comunidades de nuestro país, por ello los felicito a nombre de la Universidad”, señaló tras otorgar medalla y diploma a cada uno de los galardonados.

El servicio social es una actividad que, además de fomentar la cooperación incluyente y la reciprocidad, les ayuda a tener mayor desarrollo profesional y humano, y a consolidar su formación académica por medio de la adquisición de nuevos conocimientos, habilidades, y la aplicación de los mismos, añadió.

“Es también una manera inmejorable de conocer el mercado de trabajo e incrementar las posibilidades de incorporarse exitosamente a él”.

La Secretaría General, a través de la Dirección General de Orientación y Atención Educativa (DGOAE), convoca anualmente a las facultades y escuelas a presentar candidatos merecedores a este premio.

El titular de la DGOAE, Germán Álvarez Díaz de León, recordó que “durante 82 años, casi un millón de estudiantes de la UNAM han realizado el servicio social. En lo que va de esta administración lo han hecho 73 mil 850 alumnos”, añadió.

Enfermería y migración

A nombre de los premiados, Gerardo Valente Hernández Limón, alumno de Enfermería de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, narró su experiencia como enfermero en una región rural de Zongolica, Veracruz.

En ese poblado caminó hasta dos horas para dar atención médica, y enfrentó dificultades para comunicarse con personas que hablan náhuatl y reciben servicios de salud una vez cada dos meses.

“Participé en campañas de vacunación, seguimiento nutricional a menores de cinco años con desnutrición, salud bucal, seguimiento a niños y jóvenes con enfermedades que requerían atención por periodos largos, en comités de seguridad sobre primeros auxilios, en rincones de higiene en las escuelas, y en las secundarias impartí talleres sobre salud sexual”, recordó.

También a nombre de los premiados, Valery Moguel Martínez, alumna de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, relató su experiencia con migrantes.

“El servicio social me parecía un requisito para terminar mis estudios, pero realizarlo en la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (dependencia del Gobierno de la Ciudad de México) me permitió ver que nada era como yo pensaba.

“Me interesó porque atendía a la población migrante, que se enfrenta a violencia, pobreza, abandono de sus familias, usos y costumbres, y que está expuesta a la vulneración de sus derechos humanos”.

Valery participó dando asesoría a migrantes de Venezuela, Colombia, El Salvador y Haití sobre trámites migratorios.

Estuvieron presentes Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina; Patricia Elena Baz Gutiérrez, nieta de Gustavo Baz Prada; y los titulares de los Consejos Académicos de Área, entre otros.

Desarrollan universitarios colorantes orgánicos, no contaminantes y de bajo costo

Alumnos de la UNAM desarrollaron colorantes orgánicos no contaminantes que reducen notoriamente el impacto ambiental generado por la industria textil. Derivados de bacterias modificadas, son de bajo costo de producción, escalables para el mercado y pueden tener aplicaciones en otras industrias, como la farmacéutica, de pinturas y de alimentos.

La industria textil es la segunda más contaminante, responsable del 20 por ciento de las aguas residuales en el mundo. “En México las empresas que se dedican a este giro contaminan cuerpos de agua, por lo que buscamos crear un producto biodegradable, sin implicaciones para el medio ambiente, pero que sea escalable”, expuso Jorge Alberto López Vázquez, estudiante de séptimo semestre en la carrera de Administración, de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA).

Jorge Alberto, junto con Daniela Areli Arriaga Martínez, química farmacéutico bióloga egresada de la Facultad de Química (FQ), y quien también desarrolla propuestas en el Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM), son dos de los creadores de esta propuesta, ganadora del certamen internacional de emprendimiento de alto impacto, TrepCamp 2018.

Daniela Areli explicó que para obtener los colorantes orgánicos extrajeron los genes de algunos microorganismos productores de color y los transfirieron a otros que crecen exponencialmente. “Se desarrollan en un biorreactor y posteriormente extraemos el colorante”.

Emprendimiento a color

Los universitarios se unieron a Luis Alberto Méndez Casas y Héctor Jafeth Sánchez Quevedo, del Tecnológico de Poza Rica, Veracruz, así como a Carlos Andrés Mariño Quintero, de la Universidad Santo Tomás en Bucaramanga, Colombia, para formar “Bink Colors”, una empresa emergente (startup) gestada en el programa de emprendimiento de alto impacto TrepCamp 2018, el más importante dentro de las iniciativas del Consejo México-Estados Unidos para el Emprendimiento y la Innovación (MUSEIC).

Su objetivo es preparar a los aspirantes para que desarrollenn sus ideas con las mayores posibilidades de éxito.

En la última fase del certamen, los integrantes de “Bink Colors” compitieron contra otras cuatro propuestas de diversos países y sistemas de innovación, entre ellos de Estados Unidos y de China, con nivel de doctorado.

Resultaron ganadores en el “Global demo day” de TrepCamp, realizado en el marco del denominado “INCmty”, en Monterrey, Nuevo León, que es el festival de emprendedores más grande de Latinoamérica. Con este logro obtuvieron el derecho a asesoría y apoyo financiero para arrancar con su proyecto.

“Después de armar equipos, nos aventuramos al trabajo de investigación para encontrar soluciones a la problemática del agua contaminada por la industria textil. Inicialmente nuestra propuesta era una planta de tratamiento, pero al validar nuestras hipótesis nos percatamos de que ése no era el camino. Las visitas a industrias textiles nos dieron la respuesta: si el problema eran los colorantes con los que se tiñe la tela, teníamos que enfocarnos en eso”, recordó Jorge Alberto.

En el edificio “Mario Molina” de la FQ, los universitarios presentaron algunos de sus prototipos, probados ya en el proceso de tinción de telas; actualmente trabajan en otros aditamentos, y en más colores.

“Nuestro reto es desarrollar colorantes en laboratorio para validarlos con las normas solicitadas y establecer nuestro propio laboratorio, o quizá asociarnos con alguna empresa ya establecida”, expuso López Vázquez.

El Chapulín de Milpa, alternativa alimentaria

Por ser una fuente de proteína sana, sustentable, barata y no contaminante, el chapulín de milpa (Sphenarium purpurascens) podría ayudar a combatir la desnutrición y obesidad en el país, a reducir el consumo de carne convencional y a bajar la emisión de gases de efecto invernadero generados por las actividades ganaderas, señaló René Cerritos Flores, investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Contiene 53.17 por ciento de proteína, 4.13 de grasa, 2.31 de carbohidratos y 19.5 de fibra. Un kilo puede tener el doble de proteína que un kilo de carne convencional (res, cerdo y pollo), y su valor proteico es similar al atún u otro pescado. Tiene una gran cantidad de minerales y vitaminas, y es más bajo en grasas que la carne magra. Su exoesqueleto, formado por quitina, funciona como fibra y es benéfico para la microbiota del ser humano.

Aunque es una de las plagas más devastadoras en el centro y sur de México, si se recolecta como recurso alimentario se le puede dar una utilidad. Cada año, en el Valle de Puebla-Tlaxcala, entre 40 mil y 50 mil hectáreas de cultivos de maíz, alfalfa y frijol son infestadas por esta especie endémica de México.

“Es tan destructiva que si en un metro cuadrado de parcela hay unos 100 chapulines, se comerán casi toda la planta, que al carecer de áreas fotosintéticas, muere o no da frutos (mazorca o vainas)”, explicó Cerritos, adscrito al Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de esta casa de estudios.

Según el universitario, si normalmente se cosechan cuatro toneladas de cultivo por hectárea, con la infestación es posible que sólo se obtenga una. Pero, subrayó, basándose en políticas públicas puede extraerse la mitad de los chapulines de las áreas de cultivo, y así se obtendría un doble beneficio: liberarlos de plagas, y combatir la desnutrición.

“En la región en donde es considerado una plaga (Puebla, Tlaxcala, Oaxaca, Hidalgo, Estado de México, Querétaro, Michoacán y Guanajuato) pueden extraerse 350 mil toneladas, con las que podrían alimentarse nueve millones de personas durante un año, con una ración de 25 gramos al día”.

Extracción sustentable

Tras recordar que en México hay 1.5 millones de niños con desnutrición crónica, Cerritos Flores indicó que en nuestro país el chapulín de milpa invade cerca de un millón de hectáreas. Con la distribución actual, sólo de esta especie se podrían extraer de 200 mil a 500 mil toneladas.

México se ha tardado mucho en desarrollar una industria de insectos comestibles, debido a la informalidad de la captura del chapulín de milpa, remarcó.

Desde hace más de 30 años, los chapulineros los extraen clandestinamente de cultivos, sobre todo de alfalfa. En un día recolectan de 10 a 15 kilos, pero se corre el riesgo de que en la colecta vayan algunos especímenes sobrevivientes de insecticidas (malatión, principalmente).

Para su industrialización y comercialización formal, es necesario que sea un producto inocuo, libre de contaminantes, bacterias entéricas y de otros componentes que puedan ser dañinos para la salud de las personas.

La cantidad de estos insectos comestibles ayudaría a aminorar la desnutrición infantil en México; incluso, con una buena promoción, podría sustituir productos elaborados con harinas refinadas y azúcares, como la fructuosa y la sacarosa, cuyo alto consumo es causa de sobrepeso y obesidad.

Propuesta

En un estudio comparativo, el universitario comprobó que si se quiere que una vaca produzca (aumente de peso) un kilo de carne, debe comer 13 kilos de alfalfa; en cambio, el chapulín de milpa sólo necesita 1.7 kilos para producir un kilo de biomasa.

“Una de las industrias que emite más gases de efecto invernadero es la ganadera. Millones de cabezas de rumiantes emiten dióxido de carbono (a través de la respiración) y metano (por su sistema digestivo y en el excremento). Por si fuera poco, la cantidad de agua y suelo necesario para producir carne de vaca es insostenible”, detalló.

Además, la cadena de producción de carne de res es ineficiente. En el mundo, más de la mitad de lo que produce la agroindustria del maíz se destina a alimentar reses, que luego consumimos. Para alimentar 100 cabezas de ganado, se necesitan más de 100 toneladas de maíz, en cuya producción también está inmiscuido el petróleo como combustible para que la maquinaria relacionada y transporte funcionen.

“Lo ideal es que el maíz se use para alimentar a las poblaciones humanas y que con insectos comestibles sustituyan en una proporción significativa el consumo de carne convencional”, concluyó.